Fandom

Bleach Wiki

Saga Turn Back the Pendulum

2.779páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión2 Compartir
Para otros términos de Turn Back The Pendulum, véase Turn Back The Pendulum (desambiguación).


Con el nombre de Turn Back the Pendulum es conocida por el fandom la quinta saga de Bleach, aunque probablemente su nombre más correcto sea el de Saga del Pasado. El nombre que ha recibido se debe a que todos los capítulos que se engloban dentro de esta historia, a excepción del último de ellos, recibe el nombre de Turn Back the Pendulum, seguido de su orden de publicación, y que además . Por su longitud, esta parte de la historia bien podría ser considerada más bien un gaiden o una minisaga, pero debido al hecho de que los sucesos que en ella se narran desempeñan un papel de gran importancia en la historia central, es incluida dentro del eje argumental de la serie.

En el manga, los capítulos englobados dentro de Turn Back the Pendulum no siguen la numeración del resto de la historia, adquiriendo valores negativos que van desde el -108 hasta el -97, lo que hace un total de 11 capítulos, repartidos en 2 volúmenes recopilatorios (todo el tomo el 36, que recibe el mismo nombre que la saga, y los tres primeros capítulos del 37). En el anime este contenido comprende la undécima y más corta temporada de la serie, denominada El Pasado y que cubre desde el episodio 206 hasta el 212, sumando un total de 7 episodios. La llegada de esta saga, en la que se ve cómo era el Gotei 13 un siglo antes de los eventos centrales de la serie, así como se narra el origen de los Visored y el papel que jugaron en su aparición Kisuke Urahara y Sōsuke Aizen, supuso un punto de inflexión en la trayectoria de la serie, al añadirse una componente argumental y dejarse de lado durante un tiempo los numerosos combates de los últimos capítulos.

Hace 110 años: época de cambios en el Gotei 13

El nuevo Capitán de la 12ª División

El Comandante General y Capitán de la 1ª División, Shigekuni Yamamoto-Genryūsai ha convocado a los demás capitanes del Gotei 13 a su cuartel para notificar una noticia de gran importancia, así que el Subcapitán de la 5ª División, Sōsuke Aizen, acude a las dependencias de su líder, el Capitán Shinji Hirako, para partir con él a lo que parece ser una ceremonia de investidura. Al llegar ambos al cuartel de la 1ª División, no tardan en ser recibidos por Hiyori Sarugaki, Subcapitana de la 12ª División, quien sin llegar a mediar palabra patea la cara a Hirako y se enzarza en una discusión con él, como acostumbran a hacer cada vez que se ven. El Capitán de la 7ª División, Love Aikawa, trata de poner orden golpeando en la cabeza a Hiyori y regañándole al decirle que alguien debe mantenerla a raya en ausencia de su capitana. Una vez restablecida la calma, los recién llegados entran en el edificio, encontrándose al poco con el Capitán de la 8ª División, Syunsui Kyōraku, su subcapitana, Risa Yadōmaru, y el Capitán de la 13ª División, Jūshirō Ukitake. Juntos, comentan la cantidad de cosas que han ocurrido recientemente en el seno del Gotei 13, y que han modificado de una manera tan profunda su composición: el retiro del Capitán de la 3ª División y su sustitución por Rose, la muerte del Capitán de la 10ª División, la constante sucesión de beligerantes Kenpachis en la 11ª División y, ahora, el ascenso de la Capitana de la 12ª División, Kirio Hikifune. Como señala Ukitake, los únicos capitanes que llevan en su puesto más de cien años son, aparte de Kyōraku y él mismo, el Comandante General Yamamoto y la Capitana de la 4ª División, Yachiru Unohana.

Al oír decir a Kyōraku que la Capitana Hikifune ha sido ascendida, y no se ha retirado según se creía, Aizen es incapaz de ocultar su sorpresa y le pregunta cuál es la naturaleza de su ascenso, ya que no se imagina nada por encima del rango de capitán que no sea pertenecer a la Cámara de los 46. Kyōraku le explica entonces que Hikifune ha pasado a formar parte de un cuerpo secreto y rodeado de misterios, la Guardia Real, también conocida como División Cero, algo que impresiona profundamente a Aizen. Mas sus cavilaciones son interrumpidas cuando se llama a todos los presentes al orden, al dar comienzo la reunión. Colocados ya todos los capitanes presentes en fila, se abren las puertas y ante ellas se ve al recién nombrado Capitán de la 12ª División, Kisuke Urahara, quien está paralizado ante las escépticas miradas de algunos de los capitanes y no sabe muy bien cómo actuar. Reprendido por su amiga y valedora, la Capitana de la 2ª División y Comandante Suprema de las Fuerzas Especiales, Yoruichi Shihōin, Urahara no reacciona hasta que recibe un bastonazo de Yamamoto, quien da por iniciada la ceremonia de investidura. Comunicando a los presentes que Yoruichi propuso para el puesto a Urahara, el 3º Oficial de su división, inmediatamente después de tener noticia del ascenso de Hikifune, Yamamoto relata así mismo cómo el postulante superó la prueba de aptitudes frente al propio Comandante General y otros tres capitanes, nombrándole así nuevo Capitán de la 12ª División.

Ya en las dependencias de su nueva división, Urahara se presenta a sus subordinados, pero ante las dudas y el desconcierto general, se encuentra con una hostilidad frontal por parte de Hiyori, quien se niega a aceptar su autoridad y trata de provocarle insultando a la 2ª División. Sin embargo, Urahara no le da importancia a las palabras de Hiyori, afirmando que ese mismo día ha decidido que ya es de la 12ª División, y que a partir de ahora sólo se enfadará si alguien se mete con ella. Aunque sus palabras desconciertan a Hiyori, la rebelde Subcapitana no da su brazo a torcer y se marcha tras darle una patada a Urahara en la entrepierna (que no le afecta en absoluto por llevar una protección, que deja la pierna de Hiyori dolorida). Por la noche, un pensativo Urahara es sorprendido por Hirako, quien le dice que Hiyori quería a Hikifune como a una madre, y que lo había pasado mal al haberse marchado ella de una forma tan imprevista. Además, Hirako le recomienda a Urahara que no se preocupe siempre por tener contentos a sus subordinados y que haga las cosas como él crea conveniente, ya que a fin de cuentas no parece el tipo de persona al que se le dé bien preocuparse por los sentimientos de los demás. Después de esto, Hirako se despide de Urahara comentando que en cierta forma le recuerda a él, y se marcha por el jardín. En cierto momento, con Urahara ya fuera de escena, Hirako le pregunta a Aizen cuánto tiempo más piensa estar escondido, tras lo cual rasga el espacio y descubre a su Subcapitán, quien se había valido de las ilusiones proyectadas por su Zanpaku-tō para escucharlo todo. Aizen no parece estar muy sorprendido, y cuando le pregunta a Hirako desde cuándo sabía que estaba ahí, éste le responde que "desde que se encontraba en el vientre de su madre". Aizen comenta que Hirako da miedo, momento que aprovecha Hirako para decirle que lo mismo puede decirse de él.

Los planes de Urahara: visita al Nido de Gusanos

Al día siguiente, cuando Hiyori acude al despacho de Urahara descubre con terror que el nuevo capitán ha transformado por completo la sala que en su día perteneció a Hikifune, y da rienda suelta a su ira. No obstante, Urahara soporta con estoicismo la explosión de Hiyori y le pregunta si desea acompañarle a un enigmático lugar llamado Nido de Gusanos, algo que desconcierta a la irascible subcapitana. En las dependencias de la 2ª División, Yoruichi recibe el aviso de que Urahara y Hiyori se encaminan al Nido de Gusanos, y pese a las quejas de una de sus guardaespaldas, la joven Suì-Fēng, la capitana da permiso y plena libertad de movimientos a su amigo, confiando plenamente en que sabe lo que está haciendo, independientemente de los motivos que tenga. De camino, Urahara explica a Hiyori que cuando él estaba en la 2ª División, en su posición de 3º Oficial era también el Comandante en Jefe de la Unidad de Detención, especializada en mantener encerrados y aislados a todos aquellos considerados criminales por el Seireitei. Al ser calificado por Hiyori como un mero guardia de prisiones, Urahara le revela que sus funciones iban más lejos, ya que la Unidad de Detención también se ocupa de vigilar a los elementos potencialmente peligrosos para la Sociedad de Almas y ponerlos a buen recaudo, aunque no hubiesen llegado a cometer aún ningún acto delictivo. De hecho, el "retiro" de un Shinigami no existe, sino que tras esa palabra se esconde un internamiento obligatorio en el Nido de los Gusanos, algo que acaba escandalizando a Hiyori. Urahara le confía a Hiyori que muchas de las personas que se encuentran en ese lugar, aunque sean peligrosos en potencia para la Sociedad de Almas entera, en otros ambientes pueden llegar a ser muy útiles, y a causa de ello ha acudido allí.

De súbito, Hiyori es atacada por uno de los internos, pero es oportunamente protegida por Urahara, quien detiene el furioso ataque con las manos desnudas, relatándole a su subordinada que, dado que las Zanpaku-tō están prohibidas en el Nido de los Gusanos, el Comandante en Jefe de la Unidad de Detención necesariamente debe ser un maestro en la lucha cuerpo a cuerpo. Solucionado el incidente, Urahara y Hiyori continúan su camino, en dirección al único preso que, dentro de aquel lugar, debe estar recluido en una celda. Éste es Mayuri Kurotsuchi, a quien Urahara se propone liberar. Mayuri no se deja engañar por los premeditados halagos de Urahara, ante lo cual éste opta por confesarle que en verdad sí que admira sus habilidades, y que se propone crear una institución nunca vista en la Sociedad de Almas, a la que llamará Departamento de Investigación y Desarrollo, para la cual desea que sea Mayuri su Vicepresidente. Finalmente, y ante la alarma de Hiyori, Mayuri acaba aceptando con una taimada sonrisa, después de que Urahara incida en el hecho de que, si muere, será el propio Mayuri el que pase a ser el Presidente de todo aquel cuerpo especializado que piensa fundar.

Los primeros pasos de los futuros héroes

Mientras, en la mansión de la familia Kuchiki, una de las grandes Casas Nobles de la Sociedad de Almas, el joven Byakuya Kuchiki está entrenando arduamente hasta que recibe la visita de su abuelo y líder del clan, Ginrei Kuchiki, además Capitán de la 6ª División. Ginrei le recomienda a su nieto que no se fuerce tanto y que se tome un respiro, ya que tiene visita. Ésta no es otra que Yoruichi, quien parece disfrutar en grande sacando de sus casillas al muchacho. Tratando de comportarse con dignidad, Byakuya reprende a Yoruichi diciéndole que a él, futuro líder de los Kuchiki, los juegos no le interesan, mas Yoruichi hace caso omiso y le roba su coletero, retándole a que le alcance con sus Shunpo. Byakuya se deja dominar por la furia, y prometiéndole a Yoruichi que acabará recibiendo su merecido, emprende su persecución, mientras a sus espaldas Ginrei comenta que si no fuese tan impulsivo, sin lugar a dudas su nieto mejoraría mucho.

No muy lejos de allí, Ukitake ha invitado a tomar un té a uno de los más importantes miembros de su división, Kaien Shiba, para ofrecerle una vez más el puesto de Subcapitán. De nuevo, Kaien rechaza el puesto, afirmando que hay Shinigamis mucho más preparados que él, ante lo cual Ukitake decide cambiar de tema y le pregunta si ha oído hablar del nuevo genio que han descubierto en el Gotei 13, capaz de graduarse en la Academia en tan sólo un año, pese a ser tan joven o más que Byakuya Kuchiki. Ukitake comenta que al joven prodigio ya le está esperando un puesto de Oficial en la 5ª División y de hecho, poco después se ve que Aizen ya ha contactado con él. En las sombras de la noche, el niño prodigio ha asesinado al 3º Oficial de la 5ª División ante la interesada mirada de Aizen, que le pregunta cómo se llama. Éste se presenta como Gin Ichimaru, y desde ese momento crucial comienza a gestarse la firma alianza entre estos dos personajes, que tanto darán que hablar en el futuro.

Hace 101 años: la mayor crisis del Gotei 13

Misteriosas desapariciones en el Rukongai

Nueve años después del ascenso de Kisuke Urahara, algo terrible está ocurriendo en el Rukongai. Entre grandes dolores, algunas de las almas habitantes de aquel lugar están explotando al ser incapaces de controlar algo están analizando con todo detalle tres misteriosas figuras. Una de ellas pregunta a quien parece ser el jefe si piensa abandonar ahora los experimentos, mas éste le responde que no, y que seguirán adelante, pues estas pruebas fallidas son pequeños baches que no tardarán en superar. Una mañana, Hirako y Aizen se cruzan con Urahara, flanqueado por Hiyori y Mayuri, y mientras Hirako y Hiyori comienzan a pelearse, Aizen le pregunta a Urahara si ya ha llegado a sus oídos la noticia de las muertes que están ocurriendo en el Rukongai. Ante la incredulidad del Capitán de la 12ª División, Hirako le explica que está desapareciendo gente del Rukongai sin dejar más rastro que sus ropas vacías, y que unos hechos tan extraños y preocupantes están siendo investigados actualmente por la 9ª División, al mando de Kensei Muguruma.

Precisamente en ese momento Kensei, acompañado de sus Oficiales de mayor rango, se encuentra de camino al Rukongai después de haber dejado de tener noticia de una avanzadilla de diez Shinigamis a los que envió a hacerse cargo de la situación. La Subcapitana de la 9ª División, Mashiro Kuna, no deja de provocar a su capitán con sus comentarios y su actitud infantil, y sólo el repentino ataque en un Hollow de enormes dimensiones impide que ambos acaben peleándose. Acompañado de sus cuatro Oficiales superiores, Kensei derrota en cuestión de unos instantes al monstruo liberando su shikai, tras lo cual trata de consolar a su propia manera (aunque su limitada paciencia y su escaso trato con los niños logran el efecto contrario) a los niños que estaban siendo atacados por el Hollow. Kensei le pregunta el nombre a uno de ellos, que resulta ser Shūhei Hisagi, quien a su vez queda sumamente impactado por la figura del Capitán de la 9ª División, como demuestra al quedarse contemplando el tatuaje con un número 69 en el vientre del Shinigami, hasta que éste le conmina a marcharse a su casa. Mashiro llega informando a Kensei de que ha encontrado diez uniformes de Shinigamis intactos, algo que alarma considerablemente al Kensei, al comprender que por primera vez se ha producido la desaparición de Shinigamis, almas más poderosas que los habitantes comunes del Rukongai. Decidido a pasar la noche en aquel lugar y ver qué es lo que está ocurriendo, Kensei comienza a asignar órdenes a sus Oficiales. A Todō Gizaeimon le dice que acuda a la 12ª División y le solicite la presencia de alguno de sus científicos, con el propósito de que pueda determinar las causas de los misteriosos sucesos que se están produciendo, mientras que a Heizō Kasaki y a Shinobu Eishima les ordena que contacten con la división y con el cuartel central, para conseguir una tienda de campaña y dar parte de lo que ha ocurrido. Mientras, él, Mashiro y el Oficial restante esperarán allí.

En el Departamento de Investigación y Desarrollo, Hiyori está como de costumbre quejándose de Mayuri, quien en esa organización es superior suyo. Mientras, Urahara está trabajando en un tipo especial de gigai, destinado a ayudar a las almas que desapareciesen en el Rukongai. La relación entre Urahara y su subcapitana parece haberse suavizado con el tiempo, ya que cuando llega Todō para solicitar ayuda de parte de Kensei, el Capitán de la 12ª División envía a Hiyori, quien pese a sus reticencias acaba aceptando después de oírle decir que confía en ella. Por su parte, cuando Todō regresa al campamento improvisado por Kensei, ya se ha hecho de noche, y se han establecido unos turnos de guardia y descanso entre todos los presentes. En el interior de la tienda, Kensei está pensando en lo enervante que puede llegar a ser Mashiro, incluso estando dormida, cuando oye unos gritos en el exterior. Alarmado, el Capitán de la 9ª División sale para ver cómo, uno a uno sus Oficiales mueren delante de sus ojos sin que él pueda saber qué es lo que está ocurriendo, hasta que él mismo es atravesado por una Zanpakutō por la espalda. Kensei se vuelve para identificar a su agresor, al que llega a reconocer, mas en su estado es incapaz de defenderse.

¡Reunión de emergencia! Se forma el equipo de investigación y rescate

En medio de la noche, suena la señal de alarma en el Gotei 13 y los capitanes de división son inmediatamente convocados, explicándoles que se ha perdido todo rastro de las energías espirituales de Kensei y de Mashiro. Urahara se despierta con un profundo malestar y preocupación por Hiyori, y comienza a arrepentirse de no haber calibrado bien el peligro y haberla enviado a aquel lugar sola. La reunión de capitanes se inicia sin su presencia, y el Comandante General Yamamoto explica a los presentes la gravedad de la situación y la necesidad de que el Gotei 13 centre todo su empeño en resolver esta situación cuanto antes. Al decir que piensa elegir cinco capitanes a los que enviar allí, Urahara se presenta para solicitar ser uno de ellos, alegando que Hiyori está también en el lugar de los incidentes, mas Yamamoto se niega en redondo. Yoruichi reprende a Urahara en público, asegurando que con esa actitud lo único que hace es demostrar que no confía en su subcapitana y que la está insultando delante de todos. Tras esto, Yamamoto toma una decisión: Hirako, Love y Rose serán enviados al lugar donde han desaparecido Kensei y Mashiro, mientras que las labores de defensa del Seireitei recaerán en manos de Ginrei, Kyōraku y Ukitake. Yoruichi permanecerá a la espera de nuevas órdenes y Unohana se preparará para atender a los heridos que vayan llegando. Al oír eso, la Capitana de la 4ª División le pregunta a Yamamoto si no sería mejor que ella fuese personalmente al lugar de los hechos, para ofrecer asistencia médica inmediata, mas el Comandante General mantiene que mientras la situación siga siendo desconocida, no pueden arriesgarse a enviar allí a la líder de la división especializada en la curación, así que ha pensado en otra solución.

A una señal de Yamamoto, la puerta se abre y deja pasar a unos personajes del todo inesperados: los líderes de la misteriosa División de Kidō, el Capitán Tessai Tsukabishi y el Subcapitán Hachigen Ushōda. Yamamoto les pide que vayan ellos también junto a los capitanes antes designados, algo a lo que ambos acceden. Sin embargo, Kyōraku le pregunta a Yamamoto si no cree que es una mala idea enviar a los máximos responsables de la División de Kidō juntos, y le propone sustituir a uno de ellos por su subcapitana, Risa Yadōmaru, de quien afirma que es lo suficientemente fuerte como para desenvolverse correctamente en aquellas circunstancias. Risa estaba espiando la reunión, y al oírlo accede y parte sin más, por lo que Yamamoto acaba accediendo, y decide que el grupo de investigación y rescate esté compuesto finalmente por Hirako, Love, Rose, Risa y Hachi. Las palabras de Kyōraku no parecen consolar a Urahara, quien sigue pensando en qué le estará ocurriendo a Hiyori. Ésta, por su parte, está tratando de esquivar a toda costa los ataques de una misteriosa criatura sin devolverle los golpes y sufriendo cada vez más golpes y heridas, hasta que por fin llega Hirako. Molesto porque Hiyori haya estado recibiendo esos daños sin ni siquiera desenvainar su Zanpakutō, le pregunta qué es lo que ocurre, y al ver la actitud de Hiyori, quien mantiene que no podría levantar su arma contra su contrincante, Hirako observa estupefacto que la misteriosa criatura no es otro que Kensei parcialmente convertido en Hollow.

La traición invisible: Hollowficación e Hipnosis Total

El resto de los Shinigamis enviados no tardan en llegar, y contemplan sorprendidos cómo el aspecto y el poder espiritual de Kensei ha pasado a asemejarse tanto al de un Hollow. Kensei comienza atacando con todas sus fuerzas a Love , mientras que por su parte Love y Risa planean una táctica de ataque conjunto para inutilizarle sin llegar a matarle. No obstante, antes de que puedan ponerla en práctica, Rose es sorprendido por la espalda por Mashiro , quien también se ha convertido en Hollow, y de una poderosa patada lo envía al suelo. Seguidamente, Mashiro se lanza hacia Hirako, que logra detener el golpe y le da el tiempo suficiente a Hachi como para inmovilizarla mediante el Bakudō 75, Gochūtekkan, tras lo cual hace lo mismo con Kensei , empleando sobre él el Bakudō 63, Sajō Sabaku. Aun así, Hachi se lleva una gran sorpresa, pues con su simple fuerza Kensei está siendo capaz de romper poco a poco su hechizo de restricción.

En el Seireitei, Urahara ha decidido acudir también por su cuenta y riesgo en auxilio de Hiyori, para lo cual lleva puesto un abrigo capaz de ocultar el poder espiritual. A la salida de su cuartel, Urahara es sorprendido por Tessai, quien tenía el presentimiento de que su viejo amigo de la infancia tomaría una decisión de ese tipo y ha decidido acompañarle, pues tiene un mal presentimiento. Cerca de ellos, Kyōraku está paseando inmerso en sus pensamientos cuando ve de lejos a Aizen. Pensando que quizás le está dando demasiadas vueltas a todo aquel asunto, Kyōraku finalmente decide volver hacia sus dependencias, donde se encuentra con la integrante más joven de su división, la pequeña Nanao Ise, quien ha acudido a su cita mensual con Risa, que le lee un libro todos los primeros de cada mes. Kyōraku se disculpa ante Nanao, lamentando que ahora mismo Risa está cumpliendo una misión muy importante, y aunque afirma estar seguro de que volverá al amanecer, en aquel preciso instante su subcapitana está siendo atacada por Kensei . Hachi logra por fin atrapar firmemente a Kensei , viéndose obligado a recurrir a la primera parte del Bakudō 99, Kin, pero la calma no llega al lugar, porque en esos momentos Hiyori comienza a convertirse también en Hollow, asestando un profundo corte a Hirako. Antes de que el resto de Shinigamis puedan hacer nada por remediarlo, se cierne en torno a ellos una densa oscuridad y caen, uno a uno, totalmente derrotados. Desde el suelo, Hirako identifica al dueño de una técnica tan poderosa (que en realidad es un bankai) como Kaname Tōsen, uno de los Oficiales de Kensei que habían partido con él al Rukongai. Furioso, Hirako le pregunta a Tōsen por qué ha traicionado a su propio capitán, mas una voz a sus espaldas le dice educadamente que Tōsen siempre ha sido una persona muy leal, aunque en realidad las órdenes que ha seguido hayan sido las suyas. Esta persona no es otra que Sōsuke Aizen, que se presenta acompañado de Gin Ichimaru.

Repitiendo la frase que pronunció nueve años atrás, Hirako le confirma a Aizen que sospechaba de él desde que estaba en el vientre de su madre, y que si le eligió como Subcapitán fue porque sabía que era peligroso, y que atado en corto le podría vigilar mejor. Sonriente, Aizen le agradece a Hirako que nunca haya confiado en él, pues eso le ha permitido emplear la Hipnosis Total de su Zanpakutō, Kyōka Suigetsu, y hacer pasar a un aliado suyo como él mismo a la espalda de Hirako, mientras el verdadero Aizen se ocupaba de sus propios asuntos. Si Hirako no se había percatado del engaño, se debía precisamente a que nunca se había preocupado por conocerlo mejor, y mantener las distancias siempre frente a él, debido a su patente desconfianza, por lo cual, a la larga, le había beneficiado enormemente. Con su habitual malicia, Aizen provoca la furia de Hirako al incidir en el hecho de que, si ahora él y sus amigos se encuentran heridos y derrotados, es debido a que él mismo le eligió, por ser el personaje idóneo para cumplir sus planes. Entonces, tanto Hirako como los otros Shinigamis comienzan a sufrir el proceso de Hollowficación, y ante la espantada mirada de Hirako, Tōsen hiere de gravedad a Hiyori, que durante un breve instante parecía haber recuperado el control de sí misma. Aizen concluye su digresión diciéndole a su capitán que todos ellos han sido unos perfectos sujetos de experimentación, y que lo realmente aterrador no es una traición cualquiera, sino una que no se puede ver con los ojos. Seguidamente, Aizen alza su propia Zanpakutō, dispuesto a acabar personalmente con la vida de Hirako, mas es detenido por la llegada de Tessai y de Urahara, quien le ataca desde atrás, aunque el Subcapitán de la 5ª División reacciona a tiempo como para esquivar el golpe.

Buscando una cura: el exilio al mundo de los vivos

Tōsen Kaname se ofrece a acabar con los nuevos "invitados", pero Aizen le dice con firmeza que deje las cosas como están. Urahara se pone serio al ver el estado en el que se encuentra Hiyori, y le pregunta a Aizen qué es lo que está haciendo. Aizen responde que sólo estaba ayudando al equipo de investigación y que les iba a prestar ayuda, mas Urahara no se deja engañar, ya que reconoce los efectos de la Hollowficación. A Aizen parece complacerle el hecho de que Urahara también conozca algo acerca de ese proceso, pues afirma no haberse equivocado al suponer el tipo de persona que era en verdad, tras lo cual envaina su Zanpaku-tō y opta por marcharse sin más. Tessai lanza sobre ellos un gigantesco hechizo de ataque, el Hadō 88, Shiryū Gekizoku Shintenraihō, mas ante su mayúscula sorpresa Aizen es capaz de detener la tremenda técnica mediante el Bakudō 81, Dankū. Al romperse la barrera protectora, los tres Shinigamis traidores ya han desaparecido, mas antes de que lleguen a pensar Urahara o Tessai qué es lo que puede traerse Aizen entre manos, el estado de los ocho Shinigamis heridos requiere que se centren en exclusiva en ellos. Gracias a su profundo conocimiento sobre Urahara, Tessai supone acertadamente que el Capitán de la 12ª División sabe algo acerca de la Hollowficación, y cuando éste le confirma que quizás haya una forma de revertir el proceso, el Capitán de la División de Kidō se ofrece a llevar a los ocho afectados a los cuarteles de la 12ª División mediante el empleo de dos técnicas prohibidas, el Jikanteishi (Detención del Tiempo) y el Kūkanten'i (Desplazamiento del Espacio). Nada más llegar a sus dependencias, Urahara le muestra a Tessai el instrumento con el cual cree que podrá detener la Hollowficación: la Hōgyoku.

Después de haber pasado el resto de la noche intentando ayudar a los ocho Shinigamis, los esfuerzos de Urahara y de Tessai parecen haber caído en saco roto, ya que las máscaras Hollow de Hirako y los demás están completas. Desanimado, Urahara sale a tomar el aire, pero es inmediatamente detenido por miembros de las Fuerzas Especiales, junto a Tessai, y llevado a la Cámara de los 46. En un juicio rápido y sumarísimo, Tessai es acusado de haber empleado técnicas prohibidas y se le condena a prisión, mientras que a Urahara se le inculpa de haber practicado la Hollowficación y se dicta sobre él una orden de exilio eterno al mundo de los vivos. Así mismo, la Cámara de los 46 ordena que Hirako y los otros Shinigamis que han sufrido la Hollowficación sean tratados como Hollows normales, y sean por ello eliminados. Urahara trata de defenderse e inculpar a Aizen de todo aquello, mas los magistrados no le dan opción, al contar con numerosos testigos (entre ellos Syunsui Kyōraku) que vieron a Aizen en el Seireitei aquella misma noche. La preocupante situación sufre, sin embargo, un vuelco al aparecer un veloz personaje encapuchado, quien en un abrir y cerrar de ojos se lleva consigo a los dos prisioneros, ante la estupefacta mirada de los miembros de la Cámara de los 46. Urahara y Tessai son llevados al viejo refugio secreto del primero, bajo el Sōkyoku, por su rescatador, que no es otro que Yoruichi. Habiendo previsto una situación así, Yoruichi ya había llevado los cuerpos de Hirako y los demás a aquel lugar, así como el nuevo gigai con el que Urahara estaba experimentando. Urahara le pide a Tessai que proteja con barreras aquel lugar, mientras él se propone crear en las siguientes 20 horas un total de diez gigai capaces de aislar la energía espiritual, para los afectados por la Hollowficación, así como para Tessai y él mismo. Yoruichi mantiene que ella se las sabrá apañar por su propia cuenta, por lo que Urahara decide que se esconderán todos ellos en el mundo de los vivos, y que con el tiempo hallarán una forma de invertir la Hollowficación.

Lo cierto es que, por medio de la acción de la Hōgyoku, Urahara no logró revertir la Hollowficación, pero sí detenerla, y como resultado, a la larga los ocho Shinigamis que la sufrieron pasaron a denominarse Visored, antiguos Shinigamis que han obtenido poderes de Hollow. En el momento presente de la historia, una vez que ha comenzado la Batalla de Karakura entre el Gotei 13 y las fuerzas de Aizen, los Visored finalmente se ponen en marcha, dispuestos a saldar la deuda que tienen tanto con Urahara... como con Aizen.


Navegación

Saga del manga de Bleach

Anterior

"Saga del Hueco Mundo"

"Turn Back the Pendulum"

(Capítulos -108 - -97)

Siguiente

"Saga de la Batalla de Karakura"


Temporada del anime de Bleach

Anterior

"Saga del Hueco Mundo"

(2ª Parte)

"Turn Back the Pendulum"

(Episodios 206 - 212)

Siguiente

"Saga de la Batalla de Karakura"

(1ª Parte)


v · d · e Historia de Bleach
Manga y anime: Saga del Shinigami Sustituto · Saga de la Sociedad de Almas · Saga Arrancar · Saga del Hueco Mundo · Turn Back the Pendulum · Saga de la Batalla de Karakura · Saga del Agente Perdido · Saga de la Guerra Sangrienta de los Mil Años
Sólo en anime: Saga Bount · Saga del nuevo Capitán Shūsuke Amagai · Saga de los Cuentos Desconocidos de las Zanpakutō · Saga de las Espada Bestia · Saga de la Invasión Armada al Gotei 13
OVAs: Memories in the Rain · The Sealed Sword Frenzy
Películas: Memories of Nobody · The DiamondDust Rebellion · Fade to Black · Jigoku Hen

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar