Fandom

Bleach Wiki

Baraggan Louisenbairn/Historia

< Baraggan Louisenbairn

2.768páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.


Historia

Barragan rey hueco mundo.jpg

Baraggan como Rey del Hueco Mundo

Tiempo antes de convertirse en Espada, Baraggan era el indiscutible Rey del Hueco Mundo y el gobernante original de Las Noches, que por aquel entonces no era una enorme fortaleza, sino un desolado recinto abierto al aire libre cuyo único techo posible era el cielo nocturno. Reinando sobre una corte de Hollows, su aburrimiento no dejaba de aumentar al no tener nada que hacer, ningún enemigo al que derrotar o conquistar.

Sus ejércitos carecían de toda utilidad, al estar esperando una invasión de fuerzas externas que no se producía. En un momento en que el hastío de Baraggan llegaba a tales extremos que comenzaba a plantearse la idea de dividir a su ejército en dos facciones y ponerlas a pelear entre sí, llegan a su presencia Sosuke Aizen, Gin  Ichimaru y Kaname Tōsen, quienes acaban con un par de súbditos de Baraggan antes de que Aizen le pregunte si él es en verdad el Rey del Hueco Mundo . Baraggan confirma este hecho y les pregunta si son humanos o Shinigamis, ya que parece claro que por la falta de sus máscaras no son Hollows, mas al no obtener respuesta comenta que este hecho es insignificante, ya que su llegada logrará entrentenerle algo más.

Ante la intriga de Baraggan, Aizen desenvaina su Zanpakutō, Kyōka Suigetsu, y se la muestra mientras le pregunta si es feliz con lo que tiene en la actualidad. Dado que el Rey del Hueco Mundo se muestra confuso ante esta cuestión, Aizen le pregunta si no desea llegar aún más alto, prometiéndole más poder y un nuevo mundo si decide unirse a sus fuerzas. Baraggan interrumpe a Aizen con una siniestra carcajada, respondiéndole que no hay nadie que se encuentre por encima de él y que no hay un lugar más alto del que él ocupa en la actualidad, para después ordenar a su ejército que acabe con Aizen y sus subordinados. Mas Aizen libera su Shikai y en un sólo parapedo todos los súbditos de Baraggan son diezmados, sorprendiéndole enormemente y obligándole a utilizar su propia arma, Gran Caída. Al ver Aizen a Baraggan de pie dispuesto a empuñar su hacha, comenta irónicamente que vestido de negro y en esa pose se asemeja más a un Shinigami que al Rey del Hueco Mundo, ante lo cual Baraggan se enfurece y le manda callar y afirma que le matará con sus propias manos.

Si bien por el devenir de los hechos Baraggan acabaría viéndose obligado a mostrar pleitesía a Aizen, unirse a sus fuerzas como la Segunda Espada y ceder su palacio de Las Noches para establecer en él la gigantesca base de operaciones del Shinigami traidor, siempre mantendría en su fuero interno los deseos de vengarse de aquél que le había robado su trono. El antiguo monarca se prometió a sí mismo que haría a Aizen arrepentirse de haberle dado poder y que, como unico rey y dios, perseguiría a Aizen por toda la eternidad.

Sinopsis

Saga del Hueco Mundo

La primera aparición de Baraggan se produce durante la reunión de los Espada convocada por Aizen para informar de la llegada de Ichigo Kurosaki y sus amigos al Hueco Mundo con el propósito de rescatar a su compañera Orihime Inoue, quien había sido previamente llevada al palacio de Las Noches por la Cuarta Espada, Ulquiorra Cifer. La única vez que Baraggan llega a intervenir a lo largo de la reunión es para despreciar a los intrusos, al decir que son unos simples "niños". Posteriormente, se puede ver a Baraggan recibir la noticia de la muerte de la Novena Espada, Aaroniero Arruruerie, a quien no duda en criticar, calificando su fin a manos de la Shinigami Rukia Kuchiki de "patético".

Saga de la Batalla de Karakura

Barragan en su trono.png

Baraggan sobre su trono

Al presentarse Aizen en Karakura Town, lugar que se ha propuesto destruir para crear la Ōken con la que podrá llegar a ocupar el trono de los cielos, se encuentra con que ya le están esperando allí los Capitanes y Subcapitanes del Gotei 13 que no han sido retenidos en el Hueco Mundo. Para hacer frente a estos enemigos, Aizen convoca a Starrk, Baraggan y Halibel, los tres Espada de mayor rango, quienes se presentan escoltados por su Fracción. Una vez que Aizen y los otros Shinigamis traidores son encerrados temporalmente en una prisión de fuego creada por el Shikai del Comandante General Yamamoto, Baraggan decide tomar el mando de forma unilateral, no encontrando oposición alguna por parte de los otros Espada. Sentado en un trono de hueso que han traído consigo los miembros de su Fracción, la Segunda Espada no tarda en descubrir que la verdadera Karakura se encuentra en la Sociedad de Almas y que para acceder a ella deberán destruir antes los cuatro pilares que la mantienen fuera de su alcance.

Firmemente decidido a destruir los pilares, custodiados por Hisagi, Kira, Ikkaku y Yumichika, Baraggan envía allí a Findor, Avirama, Poww y Cuuhlhourne, asegurando que sus dragones destruirán sin problemas a las hormigas. No obstante, uno a uno los Arrancar enviados a los pilares son derrotados y sólo Poww logra cumplir su objetivo y derribar un pilar, antes de ser asesinado por el Capitán Komamura.

Furioso por haber quedado en evidencia, Baraggan se propone intervenir personalmente, pero Ggio Vega, uno de los dos únicos Arrancar de su Fracción aún con vida, le persuade de que se mantenga al margen mientras él y Nirgge se encargan de los demás Shinigamis. Baraggan accede y les conmina a cumplir su promesa, exigiéndoles que cubran el suelo con la sangre de sus enemigos. Sin embargo, Ggio y Nirgge acaban siendo vencidos por la Capitana de la 2ª División, Suì-Fēng, y su Subcapitán, Marechiyo Ōmaeda, quienes a continuación se encaran con Baraggan, que se levanta de su trono listo para luchar.&nbsp Ni Suì-Fēng ni Ōmaeda son capaces de herir a Baraggan pese a que éste se encuentre desarmado.

1277003140029 f-1-.jpg

Suì-Fēng contra Baraggan

Ōmaeda achaca este hecho a que los poderes de los Shinigamis se encuentran limitados, mas Suì-Fēng le dice que ya estaban luchando con todas sus fuerzas. Decepcionado ante este hecho, Baraggan esgrime su Zanpakutō, una enorme hacha de doble filo. Suì-Fēng sigue tratando de golpear a la Segunda Espada, pero invariablemente cada vez que sus patadas o sus puñetazos van a impactar en él, sus movimientos se ven ralentizados.

Barragan vs Sui-Feng.gif

Baraggan abrumando con su poder a Suì-Fēng

Mientras trata de analizar la habilidad de Baraggan éste le responde que cada uno de los diez Espada personifica un aspecto de la muerte, y que el suyo es el más terrible e inevitable, el debido al "Tiempo". Seguidamente, Baraggan demuestra esto al tocar el hombro izquierdo de Suì-Fēng y envejeciendo sus huesos hasta tal extremo que llegan a quebrarse, con la consiguiente sorpresa de la Capitana de la 2ª División. Proponiéndose sumir a sus enemigos en el terror más profundo, Baraggan procede a liberar su Zanpakutō.

En su estado de Resurrección Baraggan es capaz de envejecer y destruir todo lo que se encuentra a su alrededor, pero además puede lanzar y dirigir a distancia este poder tan destructivo, en la técnica que él llama Respira. Ésta alcanza al brazo roto de Suì-Fēng y comienza a pudrirlo hasta dejarlo en los huesos. Viendo aterrorizada cómo el poder del Respira amenaza con extenderse a todo su cuerpo, Suì-Fēng obliga a Ōmaeda a que le corte el brazo mientras que Baraggan comenta con sarcasmo lo cómico que es ver que un Shinigami también teme a la muerte. Suì-Fēng idea un plan de ataque para hacer frente a tan formidable enemigo, para lo cual exige a Ōmaeda que actúa como señuelo.

Pese a sus ruegos y lamentos, Suì-Fēng desaparece, y Ōmaeda es perseguido por Baraggan, quien se entretiene un rato siguiéndole el juego y lanzándole Respira premeditadamente lentos para asustar más si cabe al Shinigami. Finalmente, Suì-Fēng activa su bankai justo cuando Baraggan se dispone a utilizar su Gran Caída para acabar con Ōmaeda, comentando al Espada lo poco que le gusta su arma definitiva, por ser demasiado grande, pesada y vistosa para poder realizar un asesinato silencioso, antes de lanzarle con todas sus fuerzas un misil. Baraggan no muestra ningún signo de temor cuando el ataque de Suì-Fēng se dirige a él, aunque se produce una enorme explosión y una densa humareda en la que desaparece la Segunda Espada.

-EinF-B275 x264.mp4 001186102.jpg

Poder devastador de Baraggan

Sólo cuando Wonderweiss Margera y Fūrā llegan al campo de batalla Baraggan se muestra de nuevo, apareciendo totalmente ileso, en claro contraste con Suì-Fēng, que está exhausta y muy debilitada a consecuencia de su brazo perdido y de la gran cantidad de poder espiritual empleado.

Sólo la providencial intervención de los Visored evita la inminente derrota de los Shinigamis, al aparecer de improviso y aliarse con el Gotei 13 con el único propósito de destruir a Aizen, su enemigo común. Hachigen Ushōda acude en auxilio de Suì-Fēng y Ōmaeda y con sus habilidades únicas de creación de barreras trata de aprisionar a Baraggan, si bien éste no tarda en liberarse de ellas con su Respira, al afirmar que también el Kidō es susceptible de envejecer y deteriorarse.

Inmediatamente después el Espada se dispone a atacar, mas es detenido por un nuevo encantamiento de barreras de Hachi. El Visored revela a Baraggan que, al mantenerlo en un espacio delimitado por sus barreras, se propone que sufra el poder del bankai de Suì-Fēng, con la seguridad de que ahora la explosión ocurrirá tan cerca de él que no será capaz de anularla con sus poderes. Cumpliendo con lo pactado, Suì-Fēng dispara un misil de su bankai sobre una apertura de la barrera y se produce la detonación.

De nuevo, Baraggan logra sobrevivir al ataque de Suì-Fēng (del cual Hachi queda muy impresionado, por haber sido capaz de agrietar sus barreras), aunque no ileso, ya que se ha resentido al tremendo impacto y ha perdido el colgante en forma de ojo, su brazo derecho y parte de su calavera..

Invadido por la ira, utiliza varias oleadas de Respira para acabar con sus oponentes. Hachi se pone su máscara y crea una barrera para detener el ataque, mas esto no es suficiente y la técnica de Baraggan llega a su brazo derecho y rompe su máscara. Baraggan empieza a jactarse de que es "el Rey" y "el Dios del Hueco Mundo", y que ante sus ojos, todos lo que hay a su alrededor son meros insectos, ya que su poder es absoluto. Esto último es lo que le da una idea a Hachi para acabar con su peligroso oponente, al utilizar una de sus barreras para cortarse el brazo que se le está pudriendo a causa del Respira y lo hace aparecer en el abdomen de Baraggan. Así, si en verdad su poder es absoluto, ni siquiera el propio Baraggan será capaz de hacerle frente.

Barraggan siendo desintegrado por su propio poder.jpg

Barraggan siendo desintegrado por su propio poder

Descubriendo el ardid demasiado tarde, el Espada jura vengarse de "aquellos insectos", mas ya no puede hacer otra cosa que maldecirlos y jurar venganza, pues comienza a desintegrarse por acción de su propia técnica. Los últimos pensamientos de Baraggan giran en torno a Aizen, al que prometió asesinar con sus propias manos en el pasado, llegando a lanzarle en un último intento de acabar con él su enorme hacha Gran Caída.

Ésta también se descompone antes de llegar al propio Aizen, quien desinteresadamente se da la vuelta y no dice una sola palabra cuando el otro Rey del Hueco Mundo deja de existir y sólo queda de él su corona; que al caer al suelo, se rompe.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar